Manual de vitral artístico

Juan Ramón González
    Arte vitraux
Fernando y Juan R. González
33 años creando al servicio de la arquilectura

 
 
 
 




 



 










arte vitraux

Fernando y Juan R. González
Paraguay 2126 - Dto. 4
tel: 0341-4829482 / 4860297
celular: 0341-153-314025
e-mail: artevitraux@hotmail.com
rosario (2000) - santa fe - argentina







 


El vitraux en el campo del arte
Es común relacionar el origen de los vitraux artísticos con los siglos XI, XII y XIII, que formaron parte de un período de gran esplendor y desarrollo en la arquitectura. La construcción de las grandes catedrales de la época, con la producción de una inmensa cantidad de vidrieras, todavía generan admiración en el mundo.

Pero se sabe ahora que el vitral o vitraux no nace en el momento de la construcción de esas magníficas construcciones. En ellas se desarrolla y llega a su máximo esplendor. Textos de la época y restos de vitraux encontrados nos dicen que su origen se encuentra vinculado al impulso artístico de las artes suntuarias.

Se ha encontrado en Sery-les-Mezieres (Francia) una pieza de pequeñas dimensiones —que al parecer formó parte de un relicario del siglo ix— realizada con piezas de vidrio unidas con plomo. En ella se ve una cruz con adornos vegetales en los bordes. Este trabajo prueba la utilización y conocimiento de técnicas que nos resultan conocidas posteriormente.

Otra referencia a los vitraux y en especial a la utilización del plomo como unión, las hace Màle, refiriéndose a los milagros de San Benito, donde relata que en los últimos años del siglo x se incendió la iglesia de Fleury-Sur-Loire (Francia), temiéndose que los plomos de las vidrieras se fundieran. Todo hace pensar que ha sido en el Renacimiento carolingio donde se realizaron los primeros vitraux. Podemos tomar a este período como punto de partida del posterior esplendor que mencionamos.

En Alemania y Francia se conservan trabajos correspondientes a mediados del siglo xi y principios del xii. Estos vitraux tienen la reminiscencia del majestuoso arte religioso bizantino, de Turquía. La técnica del vidrio pintado se desarrolla más tarde, en el siglo xiii, en los países del norte, especialmente en Francia.

La Edad Media es el período de mayor auge de los vitraux. Se los utilizó fundamentalmente en las iglesias y a veces en otro tipo de construcciones.

En el Renacimiento (s. xv y xvi) se acentuó esta última tendencia menos eclesiástica. Con el Romanticismo (s. xix), la técnica y el oficio fueron redescubiertos para beneficio de los artistas modernos.

Pero su resurgimiento se produce en el siglo xx. En 1895 se expusieron en París vitrales con diseños de algunos de los más importantes pintores del siglo. Se iniciaba así una relación entre los artistas plásticos y los vidrieros vitralistas, que se transmitirían a las generaciones posteriores, influyendo en la transformación de las técnicas y el sentido de la evolución del vitral.

Hoy muchos pintores desarrollan proyectos de vitraux, y en algunos casos también los ejecutan, pero esta interacción entre artistas pertenecientes a distintas disciplinas posibilitó el crecimiento y el enriquecimiento de los criterios formales, como también de los hallazgos técnicos posteriores. Por supuesto, reconociendo las comprensibles pérdidas del oficio en una crisis de crecimiento e interacción.

Esta transformación se aprecia en el Art Nouveau, tan importante en la evolución del vitraux. A partir de ese momento las obras se apartan de las corrientes historicistas de las que participaban en la época, para unirse a las visibles corrientes renovadoras que surgían en el campo del arte.

En el siglo XX se amplía el uso de materiales, como resinas sintéticas, pigmentos, cemento, otros metales, etc. Es importante destacar que en este siglo también se produce el mayor desarrollo tecnológico en la producción de vidrios y otros materiales.

Desde el punto de vista formal, el plomo abandona su viejo rol estructural para convertirse en línea. El dominio de la técnica de la pintura sobre vidrio da lugar a colores y valores que se articulan, formando revolucionarias composiciones o descomposiciones. En algunos casos se abandona el clásico claroscuro al servicio de la figuración, en otros pasa a cumplir un rol secundario. Además del color, se revalorizan otros efectos visuales. Podemos ver entonces que las calidades, las líneas, las texturas y las formas (a veces escultóricas), los colores y los valores son reivindicados desde un punto de vista formal y utilizadas como medio de expresión con una libertad igual a la que se les da en algunos ámbitos del campo del arte, como el dibujo y la pintura. Podemos decir que participa y se conmueve en la transformación que se produce en el siglo XX.

En este mismo ámbito democratizado desde el punto de vista formal, dentro de un clima de cambio, la antigua técnica de la grisalla (en francés grisaille) aún sigue despertando un interés especial.

Resumiendo, en el campo del arte el vitraux se libera, obteniendo un espacio propio como la pintura, el dibujo y otras expresiones artísticas. Es desde este espacio, el de su propio crecimiento, donde aporta obras con mayores posibilidades creativas, tal vez recordando su origen como arte relicario, su propia infancia.

Juan Ramón González
Arte vitraux

Manual de vitral artístico
Juan R. González

 

Presentación del Manual de vitral artístico en la Ciudad de Rosario (Argentina) en
Ross Centro Cultural. La misma estuvo a cargo de la escritora Cristina Lescano, coordinadora del taller literario "Andés" de ésta ciudad y el autor.

Foto: Cristina Lescano y Juan R. González


Ver nota de Beatriz Vignoli en Rosario/12 - Página/12 del 10-11-09